lunes, diciembre 5
Home>Destacados>Se fue la 28°

La edición vigésimo octava del festival de Fátima, tuvo su cierre con una noche soñada.

Después de todo lo que significó la pandemia en su afectación colectiva, el resurgimiento del festival folclórico de la ciudad, volvió a confirmar con la presencia del público y la devolución artística de cada uno que paso por el escenario “Lázaro Flury” que Fátima sigue siendo un sello marcado a fuego en los diciembres de la ciudad.

Anoche se cerró la edición 28, con el apoyo incondicional del público que colmó nuevamente la plaza homónima, y desde el comienzo con la presentación del Ballet “Don Lázaro”, uno ya presumía, que como en la noche del viernes el éxito estaba asegurado.

Mas tarde fue el turno de “Cantares” con un popurrí de temas tradicionales, para continuar con “Ceibo”, que dejó una actuación con su marca de los “pibes” -Cosocoinos- que, a lo largo de su crecimiento, hoy imponen un verdadero estilo de un folclore lleno de matices consolidado desde la cuna del folclore sudamericano.

El humor no falto, y el “Gringo” de Boerver, sacó sonrisas y carcajadas a una platea que disfrutaba la gran noche. El turno casi final de la noche, para el folclore fue para Lautaro Rojas. El hijo de “Jorge” sin dudas y lógicamente con su mismo ADN vocal, pero el joven despojado de toda trascendencia comparativa, tiene su luz propia y con arreglos vocales totalmente distintos mostró valía propia.

El cierre, fue para El Aclamado Amistad. Poniendo cumbia santafesina, sobre el mítico “Lázaro Flury”, rubricando, que la música es sí el sello que identifica los pueblos más allá de los acordes y sus formas.

Una noche significativa, que sigue corroborando el liderazgo del festival a nivel provincial. Felicitaciones a cada uno de los integrantes de la Asociación Barrio Fátima. Su trabajo es fundamental para que las escuelas sigan recibiendo la ayuda de toda una comunidad.

Particularmente, quiero dejar mi más sincero agradecimiento a la comisión del festival por haber considerado mi trabajo, como comunicador social, una distinción (Sueño de cantores -Beto Suaid) más honrosa. Desde mi lugar y en nombre de cada uno de los compañeros periodistas que caminamos la plaza en las dos noches del festival, en cada mes de diciembre, hago extensivo el sincero abrazo.

A %d blogueros les gusta esto: