miércoles, junio 12
Home>Noticias>Deportes>El mundo a sus pies

María Paz Casadeval, llegó hoy de Perú y fue recibida como una verdadera campeona del mundo.

Luego de su triunfo en Perú logrando el Campeonato Mundial de pesas Sub 17, María Paz tuvo su recorrida triunfal desde el acceso a la ciudad hasta la explanada municipal. Lo hizo, subida en un vehículo de bomberos, que recorrió las calles con el reconocimiento de los vecinos que le brindaron su afecto desde las veredas.

Acompañada por su entrenador Román Gosito, su hermana María Luz (también medallista olímpica) y sus familiares, fueron recibidos por el intendente Juan P. Pellegrino y Senador Esteban Motta.

Posteriormente a los abrazos y afirmación de cariño de quienes se agolparon a Urquiza y Av. Alberdi, brindaron unas palabras. El primero en hacerlo fue el intendente, quien destacó el esfuerzo de competir en un deporte poco reconocido y la energía puesta por, no solo, de María Paz sino de toda la familia. Pellegrino resaltó “estamos comprometidos con el deporte, porque creemos que el mismo es transformador y este es un claro ejemplo” para cerrar Pellegrino dijo “nosotros también tenemos a nuestra Messi”.

Motta, celebró ser parte del homenaje y señaló “Quiero felicitar a la familia que se animaron a formar una escuela de pesas y apostar una disciplina que no era común en nuestra zona” (…) “vamos a seguir comprometidos ya que demostraron que desde San Jorge se puede llegar al podio mundial y vamos a intentar expandirlo a la región con nuestro apoyo”

Gorosito, muy emocionado y quebrado por momentos, hizo un amplio agradecimiento y un repaso histórico de la escuela de pesas. Recordó a cada una de las personas, familiares y deportistas que trabajaron en el crecimiento de la misma. Y destacó, lo que es ya, una frase icónica en su pensamiento “Que sin esfuerzos no hay resultados”

No podía faltar las pocas y escasas palabras de la Campeona del Mundo y sobre la competición en sí, dijo “Estuve muy nerviosa desde antes de competir, las semanas antes y preparándome…, pero con muchísimas ganas” (…) “esos nervios al momento de la competición me ayudaron” sentenció entre risas emocionadas, timidez lógicas de un momento único, al haber sido recibida como una hija prodiga de la ciudad.