jueves, julio 25

La Biblioteca Popular “General San Martín” de la ciudad de Sastre, fue epicentro de una movilización para alertar el posible desfinanciamiento si se aplica el DNU gubernamental.

Ayer por la tarde, referentes bibliotecarios de la región se congregaron en la ciudad de Sastre. El fin único fue, movilizarse para visibilizar ante la sociedad la posibilidad de perder el financiamiento del estado nacional, mediante el subsidio del -Conabip-, que reciben unas 1500 bibliotecas de todo el país.

“Invitamos a esta concentración que, hacemos hoy (por ayer) a nuestro local a referentes de otras bibliotecas de localidades vecinas y a la gente para expresarse contra del DNU y la Ley ómnibus que presento el actual presidente Javier Milei, ya que entre todos los puntos que abarca, hay uno que, afecta directamente a las bibliotecas populares”. Comenzó explicando Nancy Báez, en dialogo con los medios.

“Son 1500 bibliotecas populares que están inscriptas en el registro de la -Conabib-, y todas corremos el riesgo de desaparecer. Hay una ley de financiamiento que permite que existamos en los pueblos, en las ciudades y en los barrios, no solo acercando libros a los niños y a la juventud, sino que, sabemos que generamos espacios donde se trasmite y se vive la cultura” acentuó en clara alusión a los distintos eventos que también realizan las bibliotecas.

En relación a la subsistencia de cada biblioteca adherida al -Conabid-, Báez añadió “tenemos muchos gastos que cubrir, no solo es la compra de libros. Tenemos la luz de los locales, internet y todo lo que se puedan imaginar que una institución necesita para sobrevivir”

También sobre esto, Patricia González dijo “para recibir el subsidio, debemos tener todo en orden como institución, desde la personería jurídica, hasta lo que se puedan imaginar. También, con eso compramos los libros. Cuando nosotros vamos a las ferias, las bibliotecas populares, recibimos un 50% de descuento por parte de las editoriales” y ejemplificó. “hoy en día el precio de un libro es de aproximadamente 20 Mil pesos. Por lo que, no podríamos sostener el funcionamiento de una biblioteca sin el subsidio

Otra de las referentes, como Angela Bonancea, por su parte expresó “Otra de las cuestiones que queremos recalcar como grupo que vienen a trabajar de manera voluntaria, como en otras tantas instituciones, es que, esta ley ómnibus afecta a todos los entes culturales, como el teatro, el cine que van a recibir este recorte que sin dudas ayuda de una u otra amanera”  

Para finalizar, Báez dijo “Por todo esto, hoy nos parecía importante realizar una actividad, acá en Sastre para decirles NO al decreto de necesidad y urgencia y la ley ómnibus” y aclaró “el financiamiento que recibimos las bibliotecas, no proviene de la gente y sus impuestos, sino que, la ley de bibliotecas populares en su articulo 5 establece, que el monto sale del gravamen a los premios otorgados de los juegos de azar”. Concluyó.

Foto InfoSastre