viernes, junio 21
Home>Noticias>Interés General>Siguen molestos…!

Explosión de mosquitos y la llegada del invierno ¿por qué sobreviven a la ola de frío?

El otoño ya se nota en la baja de las temperaturas, pero la población de mosquitos no baja. No transmiten dengue, zika ni chicungunya, pero molestan.

La especie de mosquitos que incomoda es la Aedes albifasciatus, que está «bien adaptada a regiones de climas templados y fríos, de hecho su distribución llega hasta Tierra del Fuego, donde hasta donde sabemos es la única especie presente», aseguró en diálogo con Página|12 Sylvia Fischer, doctora en ciencias biológicas, directora del Grupo de Estudio de Mosquitos (GEM) e investigadora principal de Conicet.

Por su parte, María Victoria Micieli, también doctora en ciencias biológicas y directora de Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE), explica que este tipo de mosquito «no es resistente, ni evolucionó, ni se adaptó» a las bajas temperaturas, sino que está presente todo el año, ya sea primavera, otoño o invierno. «Los huevos de esta especie pueden tolerar no solo el frío extremo, sino temperaturas de congelación», puntualizó.

Por este motivo, la llegada del frío no está asociada estrictamente con una disminución en la presencia de estos insectos. «La reducción de la población de mosquitos va a tener que ver con la dinámica de la lluvia más que con las temperaturas, porque pueden sobrevivir a temperaturas relativamente bajas», agregó Fischer.

¿Hasta cuándo se quedan los mosquitos?

La presencia de mosquitos depende del caudal de lluvias de los próximos días. «Si no sigue lloviendo y no hay un aumento de la temperatura, la población de este insecto va a disminuir en una semana, más o menos», pronosticó Fischer.

De esta manera, si las temperaturas se mantienen como estos días «las hembras están menos activas, porque todos sus procesos se vuelven más lentos, entonces si bien hay muchas, no pican tanto como hace dos meses atrás, la molestia es mucho menor a pesar de las abundancias altas que estamos teniendo», agregó la directora del GEM.

¿Por qué hay tantos mosquitos?

El Aedes albifasciatus, también conocido como mosquito de la inundación, «tiene un comportamiento explosivo más que invasivo», aportó la doctora Micieli. Su proliferación «está asociada con el fenómeno meteorológico El Niño, que genera lluvias grandes y repetidas», completó.

En la misma línea, Fischer consideró que el término invasión «es relativo», porque estos mosquitos se crían en las zonas inundables. Sin embargo, ponderó que «en las zonas urbanizadas, donde no hay tanto anegamiento temporal, a esa escala sí se podría hablar de invasión».

Consultada por la resistencia de esta especie de mosquitos a los repelentes, la directora del Cepave comentó que los repelentes «se prueban en laboratorio con una especie modelo, que es el Aedes aegypti, y no se prueban con esta especie porque no se pueden colonizar, es decir, tener el laboratorio». De todas maneras, enfatizó que «los repelentes repelen» y su uso es una de las recomendaciones principales para convivir con este insecto.

«Este mosquito no transmite ninguno de los cuatro serotipos de virus dengue, zika ni chicungunya, pero está sindicado como vector de la encefalitis equina del oeste —un virus que afecta más que nada a caballos—. No se pudo comprobar que era esta especie todavía, aunque hay muchos datos que así lo dicen», cerró Micieli.

Fuente Página 12