domingo, julio 21

El gobernador Maximiliano Pullaro aumentó las cuotas restantes del año en los impuestos Inmobiliarios Urbano y Rural, y en la Patente Única para Vehículos.

En los tres tributos los incrementos superan 100%. Las grandes beneficiarias serán las administraciones municipales y comunales, ya que el 60% de Inmobiliario queda en la administración donde está radicado el inmueble y, en el caso de la Patente, el 90% de donde está inscripto el vehículo.

El impuesto inmobiliario y la patente única de vehículos de Santa Fe sufrirán aumentos. Las cuotas 4, 5 y 6 del impuesto inmobiliario urbano y las cuotas 3, 4 y 5 de patentes subirán 112,8% y el inmobiliario rural tendrá un incremento de 131,6%. El porcentaje es sobre el valor de la cuota anterior.

Un dato a favor es que los contribuyentes que efectuaron el pago de todo el año en febrero no deben pagar este aumento del segundo semestre.

El aumento que se aplica es el que estaba “taxativamente previsto en los artículos 1, 2 y 37 de la Ley Tributaria 2024”, apuntaron desde el ministerio de Economía de la provincia.

Desde la cartera que dirige Pablo Olivares explicaron que los contribuyentes de impuesto inmobiliario que estaban al día a fin de 2023 no pagan la cuota 6, por lo tanto, solo tienen 2 cuotas con aumento este semestre.

Además, los contribuyentes que efectuaron el pago de todo el año en febrero no deben pagar este aumento del segundo semestre.

El ministerio de Economía de Santa Fe también explicó que “aún con este aumento en las cuotas del segundo semestre el 90% de los inmuebles urbanos van a pagar menos de $76.000 en todo el año y el 90% de los inmuebles rurales van a pagar menos de $300.000 en todo el año”.

Si bien por estos días no hay bolsillo que aguante la suba de precios y servicios, desde el gobierno provincial resaltaron que entre 2021 y 2024 la inflación acumulada fue de 1.178%, mientras que el inmobiliario habrá aumentado menos del 480%, mientras que la patente automotor un 605%.

Las administraciones municipales y comunales se benefician con la puesta en marcha de los nuevos valores, ya que el 60% del impuesto inmobiliario va a la administración donde está radicado el inmueble y sube a 90% en el caso de la patente.