Luego de un arduo trabajo de análisis, gestiones e investigación, ayer 1 de marzo entró en vigencia la Ley de Aguas, autoría de la Senadora Cristina Berra.

 

Después de cuatro sanciones del Senado y luego de un breve análisis, la Cámara de Diputados formuló algunas observaciones al Proyecto de Ley original, observaciones que el equipo técnico de la Comisión de Asuntos Hídricos, de la cual la Senadora es Presidenta, convalidó y  junto a los integrantes del Bloque Justicialista, se decidió aceptar las mismas, enriqueciendo así el proyecto original y entendiendo que la necesidad de proteger el recurso hídrico va más allá de cuestiones políticas.

 

Durante siete años se militó el Proyecto en diferentes etapas y ante diversos organismos. Desde el año 2010 el Senado ha comprendido la necesidad de que Santa Fe cuente con esta Ley que consta de 201  artículos y 147 fojas que establecen las disposiciones que rigen la gestión integral de los recursos hídricos en todo el territorio provincial.

 

Luego de varias pérdidas de estado parlamentario desde el año 2010 por falta de tratamiento en la Cámara de Diputados, la Senadora Berra, acompañada de los integrantes de la comisión de Asuntos Hídricos, ingresó nuevamente el proyecto de Ley de Aguas en el año 2014 obteniendo el apoyo unánime de sus  pares, pero perdiendo nuevamente estado parlamentario en Diputados. Finalmente, en el 2017, la Cámara de Diputados decidió estudiar la ley y darle curso.

 

Se giró al Poder Ejecutivo Provincial y el 16 de febrero de 2018 se registró como Ley Nº 13.740, se promulgó  y publicó en el Boletín Oficial para su plena vigencia.

 

El objetivo de la Ley de Aguas es garantizar el acceso al agua potable como derecho humano fundamental y  promover su uso adecuado en atención a la política hídrica provincial, además de crear el marco regulatorio  para permitir un uso eficiente y sustentable de esta riqueza natural agotable, ya que la realidad hídrica de  nuestra provincia presenta variables antagónicas, que oscilan entre la inundación y la sequía según la  naturaleza de cada región. Entender esto, junto al conocimiento cabal de nuestra realidad geográfica, social  y económica, es fundamental para legislar sobre aguas.

               
 

            

                 

 

Hay 206 invitados y ningún miembro en línea

  

          Revista "El Lapiz"